16 jul. 2015



El Proyecto de La Casa Tomada: Cultura entre todos para construir nuevos mundos  que financia la Unión Europea, invita al ceramista salvadoreño radicado entre China y España Víctor Erazo a profesionalizar en esta técnica a más de 50 personas entre 18 y 35 años
Descripción: 295142e41a2ab7544d2d646e6a8f4c5e.jpg
Descripción: 79310812a1a31f20420ddc11eb0cece4.jpg
Taller de bisutería con cerámica
Taller de pastas cerámica. Fabricación artesanal de horno cerámico para el CENAR

     Sobre Víctor Erazo

Victor Erazo artista plástico salvadoreño. Ceramista profesional destacado en España y China con una extensa y sólida experiencia en el campo de la Pedagogía aplicada a la metodología y programación en la enseñanza cerámica, con gran experiencia en intercambios de información y documentación técnica a nivel internacional e investigación cerámica, con artistas de sólido prestigio”.

En sus propias palabras: “El barro  es en esencia una buena criatura, soporta toda la manipulación y ejercicio, por más que lo maltraten o lo traten torpemente no pierde su complacencia. Desde la obra más primitiva a la más sublime, de la más impulsiva a la más calculada, del minimalismo  más apurado al expresionismo más elaborado, el barro sabe comportarse. Su registro es inmenso y sus talentos múltiples, “el barro fresco tiene la flexibilidad de un cuerpo vivo”, tiene una sensibilidad, una memoria, de la que ninguna otra sustancia es.

El proyecto La Casa Tomada: Cultura entre tod@s para Construir Nuevos Mundos busca, entre otros resultados, profesionalizar a artistas salvadoreños y salvadoreñas entre 18 y 35 años. Para cumplir con este objetivo, ha invitado al ceramista Erazo a impartir dos talleres que están siendo celebrados en el CENAR:  Pastas Cerámicas. Ayuda en la escultura y cerámica utilitaria por un lado, y “Bisutería con cerámica” por otro.  Los talleres, concluyen este martes 14 de julio y los resultados han sido: más de 50 personas formadas en diferentes técnicas cerámicas así como el Aprendizaje y Elaboración de hornos artesanales para que participantes puedan continuar produciendo.  Además, la experiencia ha servido para acercar a dos instituciones para intercambiar participantes: CENAR y La Casa Tomada. Así, las personas han vivido 10 días explorando una metodología que favorecía el aprendizaje mediante el incentivo de la curiosidad, han podido experimentar con mezclas que hasta entonces creían insólitas: barro con vidrio, cemento, arena de playa, polvo de mármol

        Sobre el Proyecto La Casa Tomada: Cultura entre tod@s para construir Nuevos Mundos

Vídeo sobre La Casa Tomada: https://www.youtube.com/watch?v=gqTbnTwad8I

El Proyecto  arrancó el 1 de febrero de 2014 con el objetivo específico de consolidar un espacio ubicado en la Colonia San Benito de intercambio y promoción de la cultura en El Salvador. El espacio, conocido como La Casa Tomada, llevaba ya dos años en funcionamiento con los recursos humanos y financieros del CCESV y era reconocido como centro de cultura. Sin embargo, las actividades promovidas no habían tenido impacto en su entorno más cercano, La Colonia San Benito, ni se habían enfocado dentro de ésta en la Comunidad Las Palmas (comunidad urbano-marginal al interior de la colonia de clase media-alta, con una población de 10.000 personas en situación de pobreza).
El proyecto propone la creación de un modelo de gestión cultural colectiva, replicable y sostenible como hipótesis para contribuir a la mejora de la inserción social y laboral  de los jóvenes de zonas urbanas de San Salvador a través de la cultura (objetivo general); por medio de la consolidación de La Casa Tomada como un espacio de intercambio y promoción de iniciativas culturales de jóvenes entre 18 y 35 años del Area Metropolitana de San Salvador (objetivo específico); con especial focalización en el barrio urbano-marginal Comunidad de Las Palmas (beneficiarios finales).
En el primer año de ejecución, se ha trabajado alrededor del avance en los cinco grandes ejes que marcan los resultados esperados del proyecto de manera simultánea: R1: Formalizado y equipado un espacio de referencia en gestión colectiva de iniciativas culturales; R2: Desarrollados servicios de sensibilización y formación como vehículo de estímulo al desarrollo de las capacidades creativas y artísticas; R3. Promovida la cultura salvadoreña a través de la profesionalización de jóvenes artistas; R4: Desarrollado el Laboratorio de Fabricación Digital (FabLab) de El Salvador como parte de la red latinoamericana (FabLab); R5: Promovidos e impulsados proyectos de emprendimiento social de carácter cultural.

Se ha logrado fortalecer a los distintos colectivos y comunidades y entidades existentes en LCT,  consiguiendo articularse en torno a un modelo de gestión colectiva del espacio a través de la constitución de una Asamblea General como órgano de toma de decisiones, y la creación de distintas comisiones de trabajo específicas, para la coordinación y el seguimiento de las distintas áreas de interés.  Asimismo, se han firmado ya algunos acuerdos y convenios de colaboración  con otras entidades clave que operan en el territorio de intervención del proyecto,  se han sentado las bases para futuras acciones conjuntas.

Se ha logrado formar  una red de líderes y lideresas comunitarias que se han constituido en portavoces de las actividades del proyecto. Se ha creado también una red de apoyo entre entidades socias y colaboradoras que fortalece al cumplimiento de los objetivos del proyecto.  Por otra parte, la adquisición de equipamiento para la producción artística que se ha realizado para el desarrollo de los distintos talleres formativos ha contribuido a favorecer la sostenibilidad del espacio de LCT como agente clave de desarrollo cultural.

Todas las acciones formativas han sido evaluadas de manera muy positiva. En todos ellos se manifestó un fuerte interés por su continuidad y el reconocimiento de la necesidad de espacios como La Casa Tomada para recibir este tipo de aprendizaje. La mayoría de los participantes en los talleres expresaron su voluntad de continuar como grupos conformados vinculados al espacio de LCT.  Una gran parte de los beneficiarios/as de las actividades formativas señala que los talleres les han “abierto mundos nuevos”,  han encontrado en LCT un espacio para el desarrollo de su creatividad, han conocido gente nueva que tal vez nunca habría conocido por la gran desigualdad económica y territorialización de clase de El País y continúa frecuentando LCT.

Se han dado los pasos necesarios para convertir LCT en un centro de referencia en torno a las nuevas tecnologías, ampliando la “oferta” con una formación estable y gradual y con apoyo técnico para el desarrollo de proyectos.  Para ello, se ha trabajado en diseñar, conceptualizar y adecuar el Laboratorio de Innovación y Nuevas Tecnologías de La Casa Tomada (LabCT) que cumplirá un doble objetivo: por un lado, consolidar a LCT como un espacio referente en los temas de innovación y nuevas tecnologías más allá del desarrollo de actividades; y por otro lado, aportar a la sostenibilidad de LCT a través de los servicios que pueda ofertar. Además, se ha trabajado en acercar a diferentes colectivos y comunidades con relación directa con las nuevas tecnologías para trabajar en conjunto y que puedan tener el Laboratorio como espacio de reunión o realización de actividades para fomentar también la interrelación entre ellas. El equipamiento previsto para el Laboratorio tiene el potencial de ser novedoso en el país y permitirle posicionarse como el primer Laboratorio abierto de este tipo a nivel nacional.

Se han realizado una serie de trueques entre La Casa Tomada, y grupos de la comunidad también entre otros colectivos nómadas o habitantes y grupos de la comunidad. Y se han conseguido celebrar actividades del proyecto dentro de la propia Comunidad (que antes era u n espacio vetado) en la Casa Cultural, La Casa Comunal, el Centro Escolar, La Plaza del Bambú y en espacios privados de asociaciones (Iglesia Católica).






0 expresiones urbanas: