5 ene. 2010

5 de enero de 2010, 08:50 AM

BUENOS AIRES (Reuters) - Cientos de fanáticos formaban largas filas el martes frente al Congreso argentino para despedir al cantante Sandro, uno de los artistas más populares de América Latina, quien murió a los 64 años tras una larga hospitalización.

Se espera que el féretro arribe al edificio de la legislatura, en pleno centro de la capital argentina, hacia el mediodía local (1500 GMT), donde se prevé que desfilen miles de seguidores.

El Congreso estaba rodeado de mujeres llorando, cargando fotos gigantes del ídolo y carteles con mensajes para Sandro mientras que la fachada de su casa, en los suburbios de Buenos Aires, se llenó de velas encendidas y flores.

"El era un gran artista y un gran hombre por sobre todas las cosas. Era muy humano", dijo una seguidora del cantante a un canal de televisión, mientras esperaba frente al Congreso.

Sin poder recuperarse de un trasplante de corazón y pulmones que le practicaron un mes y medio atrás, Roberto Sánchez -su nombre real- falleció el lunes por la noche en el hospital Italiano de la provincia occidental de Mendoza víctima de una infección.

Los periódicos argentinos dedicaron portadas completas a la historia de Sandro y la muerte del cantante era el tema principal en sitios de internet, radios y canales de televisión locales.

Sandro dejó una obra de más de cuatro décadas que recorrió desde el rock hasta la balada y que le valió comparaciones con Elvis Presley.

Ganador de un Grammy, Sandro grabó más de 40 discos desde sus inicios como pionero del rock en América Latina, cuando grabó temas de Jerry Lee Lewis, antes de dedicarse a las baladas románticas.

Con los años, sus recitales devinieron en verdaderos rituales en los que vestía batas rojas y entonaba sus canciones con una copa de champagne en la mano para delirio de su público, mayoritariamente femenino.

"Las nenas", como gustaba llamarlas, se encargaron de mantener tradiciones surgidas al calor de la década de 1960 y más de cuarenta años después aún arrojaban prendas de ropa interior sobre el escenario en señal de su devoción por Sandro.

El cantante había esperado largamente la posibilidad de recibir el trasplante, que llegó cuando ya estaba severamente afectado en su capacidad respiratoria y debía ayudarse por una máquina que le proveía oxígeno.

Luego del doble trasplante, que fue seguido minuto a minuto por los medios de comunicación, la progresión de su deterioro obligó a realizarle varias cirugías adicionales de las que salía cada vez más debilitado.


0 expresiones urbanas: